Las Dos Ranas

Dos ranas saltaron en un cubo de leche en una lechería.
 
Una de ellas, la que se esforzaba por salir debido a la adversidad del ambiente, croó:
 
– Estamos perdidas. Más vale que nos demos por vencidas.
 
La otra rana aconsejó:
 
– No te preocupes; sigue nadando. Saldremos de alguna manera.
 
Chilló la otra:
 
– Es inútil..! Esta leche es demasiado fastidioso para nadar; demasiado blando y resbaladizo para moverse. Como de todos modos vamos a morir algún día, mejor que sea esta noche. ¡Estoy cansado de esto..!
 
Dentro de un rato, la pobre dejó de nadar y se ahogó en la leche.
 
Su amiga, que era un poco más inteligente, siguió nadando y nadando sin rendirse. Y, al amanecer de esa noche, después de tanto nadar, sucedió que la leche se convirtió en mantequilla, pues había batido tanto.
 
Al fin, sobre la solidez de la mantequilla, se puso contento. Y, cuando el astro rey llegó, infinidad de moscas condisiaron asentarse en las encimas de la mantequilla.
 
La rana, sonriente y gozosa de su suerte y esfuerzo, disfrutó de los insectos que codiciaban la mantequilla por el resto de su vida.

 

La Paz, 04 de Enero del 2014