La Confianza Mueve Montañas

Cuando el joven iniciado fue a ver a s u maestro al Tíbet, era tan humilde, tan puro, tan auténtico, que los otros discípulos tuvieron celos de él. Todos daban por seguro que él sería el sucesor del maestro, así que los otros trataron de matarlo.

El joven era muy confiado. Un día los otros discípulos dijeron:

– Si realmente crees en el maestro, ¿puedes lanzarte desde este abismo? Si confías, no pasará nada. No te harás daño.

Y el joven iniciado saltó sin dudar un solo segundo. Los discípulos bajaron corriendo al valle esperando encontrar los huesos, deshecho; pero él estaba sentado en postura de loto, tremendamente feliz. Al verlos abrió los ojos y dijo:

– Tenían razón, la confianza salva.

Los discípulos pensaron que debería haber sido una coincidencia, así que, cuando u n día salieron de viaje y tuvieron que cruzar el río, le dijeron.

– Tú no necesitas ir en bote. Tienes tanta confianza que puedes caminar sobre las aguas.

Y él caminó sobre las aguas.

Esta fue la primera vez que el maestro lo vio y le preguntó.

– ¿Qué estás haciendo? Es imposible.

– Estoy haciéndolo gracias a tu poder, maestro

– respondió el joven iniciado.

Y el maestro pensó: “Si mi poder y mi nombre pueden hacer esto por un hombre ignorante y estúpido…,” yo nunca lo he probado por mí mismo”.

Lo intentó y se ahogó. Nunca más se volvió a oír hablar de él.

Si te tienes confianza, esta puede transformar tu vida, sin importar las circunstancias.

Deja un comentario