El Milagro de la Unión

En un antiguo pueblo oculto entre los montes, ocurrió que la cosecha de café fue excelente y cada familia logró recoger una considerable cantidad.
Cuando llegó el tiempo de llevar a vender a la ciudad, cada uno de los cincuenta vecinos de la comarca, salió por cuenta propia.
Vendieron a un buen precio en el mercado de la ciudad. Cada campesino guardó su dinero lo más escondido posible y, después de hacer unas compras, regresó a su pueblo.
En el camino estaban escondidos tres ladrones, que iban robando uno a uno a todos los campesinos que regresaban. Al llegar a su comarca, el hombre más viejo del pueblo —sentado a la entrada de la aldea— les preguntó:
— ¿Qué les pasa? Esta mañana cuando salieron a vender el café iban sonrientes y, ahora, regresan tristes y apaleados.
Entonces, uno de los aldeanos contestó:
— Todo marchaba bien. Conseguimos una buena ganancia por el café per al regreso, tres ladrones nos han robado todo uno por uno.
— ¡Pero cómo es posible, —dijo el viejo, con voz brava— si vosotros sois cincuenta y ellos eran tres!El otro dijo:
— Muy sencillo hermano: ellos eran tres, pero estaban unidos; nosotros, sin embargo, éramos cincuenta, pero estábamos desunidos.

Y aquel año, en aquella comunidad, se siguió pasando necesidad.

Por eso se suele decir: “la unión es la fuerza y la madre del progreso

 

Copyright: Ohslho
La Paz, 28 de Marzo del 2014