El Comerciante Engañado

Cierta vez, un comerciante fue a la posada de un pueblo y preguntó al dueño si quería comprarle cien gallinas.

El dueño quedó asombrado por el ofrecimiento, pues hasta donde él sabía no había cerca ninguna granja. Entonces preguntó:

– ¿De dónde pretende usted conseguir tantas gallinas?

El comerciante contestó:

– Cerca de mi casa hay un lugar abandonado donde viven estas aves. Son cientos y todas las mañanas, muy temprano, hacen un ruido infernal con su cacareo. ¡Me estoy volviendo loco!

Entonces, quedó decidido que el comerciante llevaría veinte gallinas cada semana. Pero, en la primera semana, el comerciante llegó a la posada un poco avergonzado, pues sólo llevaba consigo dos gallinas.

Así, el dueño de la posada le preguntó:

– ¿Dónde están las demás gallinas?

El comerciante, completamente compungido, contestó:

– Yo estaba totalmente engañado. ¡Había solamente dos gallinas en aquel lugar! Ellas eran las que hacían todo el barullo.

Publicado por: Ohslho
La Paz, 10 de febreso del 2015